Amamantar al bebé prematuro

Primero es necesario saber que un bebé prematuro es aquel cuyo nacimiento se produce antes de la semana 37. Claro que no es igual un bebé prematuro de 37 semanas que uno de 32 o menos, sin embargo el hecho de nacer antes de su total maduración, marcará ciertas diferencias en su desarrollo.
Un bebé de más de 34 semanas, con un peso superior a 1k y medio, con el reflejo de succión y el de búsqueda desarrollados, generalmente podrá ser amamantado casi inmediatamente.
De todas formas, si el bebé prematuro tiene menos de 34 semanas, o por alguna razón médica no está en condiciones de ser amamantado, eso no significa que no pueda tomar la leche materna.La madre puede extraerse leche con una bomba y llevarla a neonatología para que pueda ser administrada al bebé.
Tener un bebé prematuro es un motivo de preocupación extra, porque además de la imposibilidad de llevar al bebé inmediatamente a casa, está el hecho de desconocer cómo será su desarrollo.
Cuando la madre es dada de alta, esta debe quedarse fuera de neonatología, o ir y volver a casa periodicamente, para intentar amamantar al bebé, observar su evolución o administrar la leche materna.
Cuando el bebé prematuro comienza a succionar lo hará por unos segundos y se cansará más de lo normal, para que la experiencia de amamantarlo sea positiva para ambos, la madre deberá tener en cuenta lo siguiente:
  • Utilizar un saca leche para  estimular la producción .
  • Amamantar al bebé cada 3 horas.
  • No esperar señales de hambre, el bebé prematuro suele no manifestarla.
  • Tener en cuenta el método canguro.
Tal vez te interese:  Método canguro

1 comentario:

  1. Hola que tal!
    Te felicito por tu excelente blog, pues me siento identificada con él, hace unos días me realice un Diagnostico de Embarazo , y la atención es única de verdad se los recomiendo.
    Saludos

    ResponderEliminar